mAbxience | Blog

¿Como funcionan los cuerpos
monoclonales contra el cáncer?

¿Como funcionan los anticuerpos monoclonales contra el cáncer?

En 1997 se lanzó el primer anticuerpo monoclonal con aplicación en oncología: rituximab, para el linfoma no Hodgkin (también usado en artritis reumatoide y leucemia entre otras) 1, comenzando así la era de las llamadas terapias dirigidas para el tratamiento del cáncer2

En la actualidad hay 27 anticuerpos monoclonales aprobados para su uso en diferentes tipos de cáncer, lo que ha significado un gran avance en el manejo de esta enfermedad3. Pero ¿qué hace tan especiales a los anticuerpos monoclonales?

1. Diferencias con la quimioterapia

El cáncer se caracteriza por una multiplicación continua y descontrolada de determinadas células, que acaban extendiéndose por todo el organismo, formando metástasis3. Por eso la quimioterapia está compuesta por diversos agentes que actúan impidiendo que las células se dividan4.

Sin embargo, los medicamentos de quimioterapia no pueden diferenciar entre las células sanas y las cancerosas, lo que significa que las células normales también son atacadas, causando serios efectos secundarios4. Se trata, por tanto, de un ataque que no es específico de las células tumorales3.

Por su parte, las terapias dirigidas son fármacos que bloquean el crecimiento y la diseminación del tumor al interaccionar con moléculas específicas (“blancos moleculares”) que participan en el crecimiento, el avance y la diseminación del cáncer. A veces también son llamadas “medicinas de precisión”2.

Los anticuerpos monoclonales son un tipo de terapia dirigida caracterizado por su especificidad5 para unirse a moléculas concretas que produce el tumor o su entorno3 produciendo la muerte de las células tumorales mediante diversos mecanismos6. Debido a su especificidad, pueden evitarse los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia3.

2. Formas de actuación de los anticuerpos monoclonales contra el cáncer

Los anticuerpos monoclonales son eficaces contra el cáncer porque actúan mediante alguno de los siguientes mecanismos (o una combinación de ellos)3:

  1. Pueden unirse a algunas moléculas que liberan los tumores. Estas moléculas son una señal para que se activen algunos mecanismos biológicos que son necesarios para que el tumor siga creciendo y se extienda3. Con esta unión del anticuerpo, el crecimiento se bloquea.

    Este es el caso de bevacizumab, un anticuerpo monoclonal humanizado que se une al llamando Factor de Crecimiento Vascular Endotelial (VEGF, por sus siglas en inglés)3. Este factor es responsable de la formación de nuevos vasos sanguíneos en el tumor. Al unirse a este factor,  bevacizumab impide que se formen nuevos vasos sanguíneos, lo que reduce la llegada de sangre y nutrientes al tumor, reduciendo su crecimiento7.

  2. Otros anticuerpos monoclonales se unen por un extremo a moléculas específicas de la superficie del tumor, mientras que por otro se unen a células del sistema inmune (ver artículo, ¿qué es un anticuerpo monoclonal?). Esto provoca la concentración alrededor del tumor de numerosas células inmunitarias, principalmente macrófagos y Natural Killers (NK, asesinas naturales), que causan la muerte de las células cancerosas3.

    Así funciona trastuzumab, un anticuerpo monoclonal humanizado que se une a una molécula que producen en gran cantidad algunos tumores de mama (el factor de crecimiento epidérmico humano, Her2 en inglés). Entre otros mecanismos, recluta células del sistema inmune que acaban destruyendo la célula tumoral8.

  3. Una tercera forma de actuación consiste en unirse a receptores de la célula tumoral desencadenando la llamada cascada del complemento (una serie de sustancias del sistema inmunitario) que provocan la ruptura de la membrana celular de las células tumorales, produciendo su muerte3.

    Rituximab es un ejemplo de esta forma de actuación3, ya que se une al receptor CD20 de los linfocitos B alterados en el linfoma no Hodgkin, facilitando su destrucción por el complemento3,9.

Los anticuerpos monoclonales también pueden usarse para modular la respuesta inmune; en este caso se unen a células del sistema inmune, estimulándolas, en lugar de unirse al tumor6. Así actuarían ipilimumab o nivolumab3.

Los anticuerpos monoclonales son una gran oportunidad para el tratamiento del cáncer, gracias a su especificidad. Su uso seguirá extendiéndose en el futuro a la par que la ciencia vaya descubriendo nuevas dianas en las células cancerosas6. Muchos tipos de tumores se tratan actualmente con estos fármacos biológicos de última generación, que por otro lado son muy costosos, pero de los que ya hay biológicos biosimilares aprobados de algunos de ellos, como rituximab, bevacizumab, o trastuzumab entre otros. Los medicamentos biosimilares poseen la misma calidad, seguridad y eficacia que el biológico de referencia, pero con un precio inferior, lo cual tiene como consecuencia que más pacientes tengan acceso a estas terapias dirigidas y de una forma más temprana.10

 

 

Bibliografía

  1. Gema Ruiz (FUAM), María Moreno (FUAM), Marta López (Red FUE), Miguel Vega (Genoma España. Anticuerpos monoclonales terapéuticos – Informe de vigilancia tecnológica. December 2007.
  2. Terapias dirigidas contra el cáncer. National Cancer Institute. https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/tipos/terapia-dirigida/hoja-informativa-terapias-dirigidas. Published May 14, 2018. Accessed December 19, 2018.
  3. Kimiz-Gebologlu I, Gulce-Iz S, Biray-Avci C. Monoclonal antibodies in cancer immunotherapy. Mol Biol Rep. 2018;45(6):2935-2940. doi:10.1007/s11033-018-4427-x
  4. Cómo funcionan los medicamentos de quimioterapia. https://www.cancer.org/es/tratamiento/tratamientos-y-efectos-secundarios/tipos-de-tratamiento/quimioterapia/como-funcionan-los-medicamentos-de-quimioterapia.html. Accessed December 19, 2018.
  5. Álvarez-Vallina L. Generación de nuevas estrategias con anticuerpos monoclonales. Nuevas Perspect En Inmunoter. February 2018:11.
  6. Sharkey RM, Goldenberg DM. Targeted Therapy of Cancer: New Prospects for Antibodies and Immunoconjugates. CA Cancer J Clin. 2006;56(4):226-243. doi:10.3322/canjclin.56.4.226
  7. Kazazi-Hyseni F, Beijnen JH, Schellens JHM. Bevacizumab. The Oncologist. 2010;15(8):819-825. doi:10.1634/theoncologist.2009-0317
  8. Ltd FH-LR. Herceptin, de Roche, en inyección subcutánea es más práctico para el paciente y reduce los costos sanitarios generales en comparación con la infusión intravenosa estándar. :5.
  9. Weiner GJ. Rituximab: Mechanism of Action. Semin Hematol. 2010;47(2):115-123. doi:10.1053/j.seminhematol.2010.01.011
  10. El irresistible ascenso del mercado de los biosimilares. Néboa Zozoya González , Almudena González Domínguez. Gestión clínica y Sanitaria. Volúmen 20. Número 2. Verano-Otoño de 2018